domingo, 6 de abril de 2008

Un domingo triste: murió Charlton Heston


Esta madrugada llegaba la información desde Estados Unidos acerca de la muerte de Charlton Heston, uno de los últimos grandes de Hollywood que quedaban de toda esa generación de oro. Unos días atrás se fue Richard Widmark, y ahora como si el destino estuviera ensañado con el cine y la TV, se fue el grande de Heston. Un actor que supo brillar. Un actor que se puso al hombro a varios personajes históricos. Un actor que un día vino en silencio a Argentina para presentar el Oscar a la Mejor Pelicula Extranjera. Y fue él quien brilló como El Cid, fue también Moisés, otro día fue Ben Hur que le reportó un Oscar, y fue también el astronauta Taylor. Mi domingo es triste, soy fanático de su filmografía y calidez como actor. Disiento plenamente en su última tarea como máximo referente de una causa polémica: la tenencia y portación de armas en manos de particulares. Pero eso no quita que lo admire, tampoco quita que este domingo sea decididamente distinto. Su famila se explayó en un comunicado diciendo que "nadie podría pedir una vida más plena que la suya. Ningún hombre pudo haber dado más a su familia, a su profesión ni a su país'', continuando que "fue considerado por el mundo como un actor que trascendería a su muerte. Era conocido por su delineado mentón, sus amplios hombros y su voz resonante, y desde luego, por los papeles que interpretó''. Heston murió anoche en su casa de Beverly Hills a los 84 años. En 2002 el propio actor habìa confesado que sufría síntomas similares a los del Alzheimer y entonces declaraba que debía encontrar un punto de equilibrio entre el valor y la resignación. Mucho tiempo atrás había declarado que tenía una cara que correspondía a otro siglo. Su extensa filmografía incluye títulos tales como “Ben-Hur”; "Julio Cesar"; "Los diez mandamientos"; "El Cid"; "La agonía y el éxtasis"; 55 días en Pekín, “Antonio y Cleoptara”, “Aeropuerto” y “Midway”. Su faceta artística, que completan otras 70 obras de teatro y seis libros, fue acompañada por una militancia política conservadora. Además de ser republicano acérrimo, fue un firme defensor del uso de las armas, lo que lo llevó a presidir durante varios años la Asociación Nacional del Rifle estadounidense. El 5 de abril de 2008 se apagó la vida de Charlton Heston, pero no así su inmenso legado. Gracias y hasta siempre....!

No hay comentarios: