viernes, 9 de enero de 2009

Le apagaron la luz y lo mandaron al infierno


El actor que supo ganar fama con su papel de Calogero en la película “Una luz en el infierno”, Lillo Brancato Jr, fue sentenciado a diez años de prisión por co-participación en un robo seguido de muerte. El 22 de diciembre pasado, el jurado lo había encontrado no culpable del homicidio del oficial Daniel Enchautegui. Brancato, nacido en Colombia, evitó la sentencia a prisión perpetua que recayó sobre su cómplice Steven Armento. La condena de Brancato cuenta ya los tres años que lleva en prisión por lo que deberìa salir en libertad en el año 2016.

No hay comentarios: