sábado, 19 de septiembre de 2009

Mañana se realizará la ceremonia de entrega de los premios Emmy


Mañana, a las 21, cuando las luces se enciendan en el escenario del Teatro Nokia de Los Angeles, los integrantes de la Academia de las Artes y las Ciencias Televisivas de los Estados Unidos se olvidarán de los negros nubarrones de crisis -económica y de la otra-que amenazan a la industria de la pantalla chica en Hollywood y comenzarán a celebrar su fiesta anual, la entrega de los premios Emmy, y con ellos, buena parte del mundo (aquella fanática de las series, claro).
La categoría central de la noche, mejor serie dramática, demuestra el complejo momento de cambio que enfrenta la TV norteamericana, con ciclos más cerca de su conclusión que de sus comienzos, como Dr. House y Lost -que empezará su último ciclo en enero próximo-, varias ficciones de cable, como Damages, Breaking Bad, Big Love y Dexter, y, finalmente, uno de los pocos envíos actuales capaces de convertirse en un reemplazo de peso: Mad Men, sobre el competitivo mundo de un grupo de publicitarios a comienzos de los 60.
Una de las categorías más disputadas de la noche promete ser la de mejor actor de drama, para la que se sacarán chispas Hugh Laurie (Dr. House), Michael C. Hall (Dexter), Gabriel Byrne (In Treatment), Jon Hamm (Mad Men), Simon Baker (The Mentalist) y Bryan Cranston (Breaking Bad).
Como mejor actriz dramática, siempre uno de los premios más esperados de la noche, se disputan el Emmy Sally Field, por su retrato de la matriarca de la familia Walker, en Brothers & Sisters ; Kyra Sedgwick, por su hábil detective adicta a los dulces en The Closer; Glenn Close, por su abogada mefistofélica en Damages, Holly Hunter, por su policía perseguida por los ángeles en Saving Grace, y sigue la lista: Mariska Hargitay (La ley y el orden: Unidad de víctimas especiales), Elisabeth Moss (Mad Men).
En materia de comedias, los favoritos de la Academia y del público son mucho más claros y se reducen a un solo nombre: Tina Fey, creadora y protagonista de 30 Rock, que acaba de ganar un Emmy, su sexto, por su parodia de la ex candidata republicana Sarah Palin en Saturday Night Live. Su ciclo -ganador el año último y candidato a un récord de 22 premios en 2009- compite con todas series de nicho, con más fanáticos entre la crítica que aceptación del público en general: Weeds, The Office, How I Met Your Mother, Flight of the Conchords, Family Guy y Entourage .
La propia Fey, convertida en la mujer del momento en Hollywood, que adora a ganadores que rechazan pertenecer a él (vive en Nueva York) tiene varias posibilidades de engrosar su ya larga lista de premios con su candidatura personal a mejor actriz de comedia, que todos descuentan que ganará, aunque sus rivales no son para desmerecer: Julia Louis-Dreyfus (The New Adventures of Old Christine), Sarah Silverman (The Sarah Silverman Program), Christina Applegate (Samantha Who?), Toni Collette (United States of Tara) y Mary-Louise Parker (Weeds).
Su contraparte masculina está menos decidida: como actores de comedia compiten Jim Parsons (The Big Bang Theory), Jemaine Clement (Flight of the Conchords), Tony Shalhoub (Monk), Steve Carell (The Office), Alec Baldwin (30 Rock) y Charlie Sheen (Two and a Half Men).
Otro segmento de interés para los amantes de la buena TV norteamericana será el que premia a las miniseries y telefilms, que tuvieron una cosecha particularmente interesante este año, aunque buena parte de ellos sólo pudieron verse por los canales premium en nuestro país. Entre ellos pueden destacarse las miniseries Generation Kill y la aún inédita aquí Little Dorrit , basada en la novela de Dickens, y, en el segundo apartado, Coco Chanel, con Shirley McLaine; Grey Gardens, con Drew Barrymore y Jessica Lange como parientes excéntricas de Jackie Kennedy e Into the Storm , sobre Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial.
El actor Neil Patrick Harris, consagrado en su país por su retrato del esperpéntico seductor Barney en la serie How I Met Your Mother (y también nominado por ese papel) se convertirá en el segundo conductor abiertamente homosexual en llevar adelante la ceremonia de los Emmy (la primera fue Ellen DeGeneres). Harris prometió sorpresas, humor sofisticado, arranques de canto y, en un alarde de sentido común que se agradece, que no intentará competir con los ganadores.
La señal de TV paga, Sony transmitirá en directo, en inglés y sin subtítulos, a partir de las 21 (con su pre show, con la llegada de las estrellas y reportajes a los protagonistas, dos horas antes). El próximo domingo podrá disfrutarse de la ceremonia con subtítulos, en el mismo horario. (fuente: lanacion.com.ar)

No hay comentarios: