miércoles, 19 de mayo de 2010

Juliette Binoche lloró en Cannes


La actriz rompió en llanto cuando el cineasta Abbas Kiarostami pidió por la libertad de su colega y compatriota Jafar Panahi. El artista fue encarcelado por el régimen de Mahmud Ahmadineyad y comenzó una huelga de hambre
El director de cine iraní está encarcelado desde el pasado 1 de marzo en Teherán y ayer inició una huelga de hambre en la prisión de Evin, según informó su esposa, Tahereh Saeedi.
En declaraciones divulgadas hoy por la página web 'Rahesabaz' -afín a la oposición reformista- Saeedi explicó que el propio cineasta le comunicó su decisión por teléfono, publica el diario El Mundo de España.
"No he comido ni bebido nada desde la mañana del domingo y continuaré sin hacerlo hasta que se acepten mis reivindicaciones", dijo Panahi, según expone la página web.
El director reveló a su esposa que el ayer fue interrogado y acusado de filmar sin autorización y exige el acceso a un abogado tras casi 80 días en prisión, régimen abierto de visitas familiares y ser liberado tras un juicio.
La estrella francesa no pudo evitar emocionarse ayer en Cannes al escuchar la complicada situación de los artistas en Irán que son encarcelados.
Binoche ha visitado en dos ocasiones Irán, invitada por el director Abbas Kiarostami, quien hoy presentaba en concurso en el Festival de Cannes "Copie Conforme", la película que protagoniza la actriz francesa junto con el británico William Shimell.
Kiarostami comenzó el encuentro con la prensa denunciando la persecución del actual gobierno a los artistas en general y a los cineastas en particular y pidió la inmediata liberación de su colega y compatriota.
Panahi, ganador de la Palma de Oro del Festival de cine Cannes en 1997 por su película 'El sabor de las cerezas', había sido invitado en esta edición a formar parte del jurado.
El director iraní es uno de los intelectuales ya rtistas que han mostrado su apoyo al movimiento de oposición reformista que denunció el verano pasado un amplio fraude electoral en la reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad.
En esa ocasión, cientos de miles de personas salieron a protestar en las calles del país y desde entonces miles de iraníes han sido arrestados y cerca de un centenar fueron juzgados y condenados a penas de cárcel e incluso a la horca, acusados de participar en una supuesta conspiración urdida desde el exterior para derrocar al régimen. (infobae.com)

No hay comentarios: