miércoles, 2 de junio de 2010

Controversia alrededor de la muerte de Gary Coleman


En un giro inesperado del caso se dio a conocer hoy que Gary Coleman estaba divorciado de su esposa, Shannon Price, desde 2008; lo que pone en una situación judicial incómoda a la viuda ya que se debate por estas horas si tenía autoridad alguna para pedir que le fuera retirado el respirador artificial al fallecido actor. Gary Coleman, de 42 años, estaba descansando en su habitación cuando su ex esposa le pidió que le trajera algo para comer. Un momento después escuchó un tremendo ruido y vio como Coleman sangraba al final de la escalera. Llamó al 911 y de acuerdo con la transcripción entregada a los medios hoy, no pudo ayudar a Coleman debido a su resistencia a la sangre. Cuando los paramédicos llegaron a la casa, el actor pudo responder a las preguntas e incluso caminó hasta la ambulancia. Horas después se debatía entre la vida y la muerte. Se presume que la hemorragia cerebral sufrida por Coleman se debió a un frágil estado de salud ya que había sido sometido a una sesión de cuatro horas de diálisis ese mismo día.
Ahora, el abogado de Coleman, Randy Kester, cuestiona a Price por decidir el retiro del respirador artificial. El tema es que se habían legalmente divorciado en 2008. El cuerpo de Coleman permanece en la morgue del hospital de Utah Valley donde los foresenes buscan respuestas a las preguntas. Incluso se ha suspendido el funeral previsto para este fin de semana.

No hay comentarios: