lunes, 18 de julio de 2011

En el centenario de su nacimiento, TCM rinde tributo a Ginger Rogers

Al cumplirse cien años de su nacimiento, la señal de TV paga TCM celebra con algunos de sus más inolvidables títulos a la estrella que le enseñó a dar los primeros (y más memorables) pasos de baile a un cine que recién había aprendido a hablar: Ginger Rogers.
El lunes 18 a partir de la 14 damos comienzo al ciclo 100º Aniversario Ginger Rogers de la mano de Ritmo loco (Swing Time, 1936), ganadora del Oscar® a la Mejor canción por "The Way You Look Tonight", de Jerome Kern (compositor) y Dorothy Fields.
Luego, el martes 19 en el mismo horario, podrá verse La calle 42 (42nd Street, 1933), extraordinario film que fue nominado a los Oscar® como Mejor película y Mejor sonido y, en 1998, fue añadida al Registro nacional de Films de Estados Unidos para ser preservada como uno de los mejores musicales de todos los tiempos.
El miércoles 20 llega Seis destinos (Tales of Manhattan, 1942). Con un impresionante reparto, esta película está ambientada en Nueva York y dividida en episodios independientes enlazados por las peripecias de un traje de hombre que va pasando por distintos personajes. Cada nuevo propietario tiene una aventura especial relacionada con el traje, en una mezcla de géneros que va del melodrama al romance, con un toque de comedia.
La alegre divorciada (The Gay Divorcee, 1934), musical que tuvo un gran éxito de público, además de ser nominada al Oscar® a la Mejor película será transmitida el jueves 21. Y, finalmente, el viernes 22 toma la pantalla Sombrero de copa (Top Hat, 1935), comedia musical que obtuvo nominaciones al Oscar® a Mejor película, dirección artística, coreografía y canción.
En el año de su centenario, nadie puede perderse el homenaje que TCM ofrece a una de las máximas figuras del musical: 100º Aniversario Ginger Rogers, del lunes 18 al viernes 22 de julio a las 14.

1 comentario:

castellonero dijo...

Para mi entender, Ginger fua la mejor exponente del cine musical, y si le añadimos su pareja Fred, ya la cosa de apoxima al fabuloso, se merece este omenaje.