viernes, 8 de marzo de 2013

El bien y el mal se enfrentarán nuevamente en la octava temporada de Supernatural

Warner Channel pondrá nuevamente en su pantalla las aventuras de los hermanos Sam y Dean Winchester cuando este 8 de marzo aterrice la octava temporada de Supernatural, los viernes desde las 23.
La serie cuenta las hazañas de los hermanos Sam (Jared Padalecki, Gilmore Girls) y Dean (Jensen Ackles, Scream 5) Winchester, quienes han pasado los últimos siete años batallando recorriendo distintos lugares de los Estados Unidos a bordo de un Chevrolet Impala negro con el fin de investigar, combatir y eliminar sucesos paranormales relacionados vampiros, demonios, engendros, fantasmas y demás criaturas de la oscuridad. Siempre con la ayuda del ángel caído Castiel (Misha Collins) y de Crowley (Mark Sheppard), el rey del Infierno, los hermanos han transitado la delgada línea entre el bien y el mal. Junto a ellos, los hermanos persiguen un objetivo mayor: saldar viejas cuentas con la infinidad de enemigos a los que deberán enfrentar más de una vez. 
Durante las anteriores entregas, el demonio Azazel (Fredric Lehne), responsable de la muerte de la madre de los Winchester (veintisiete años atrás) dejó abierto un portal dimensional que conducía directamente al infierno, hecho que trajo consigo un sinfín de problemáticas en la Tierra, originando un incipiente estado apocalíptico encabezado por el mismísimo Lucifer.
En la última temporada, los muchachos conocieron a su peor enemigo: Leviatán, un demonio indestructible que tomó la forma del millonario Dick Roman (James Patrick Stuart). Su plan era tomar el control de la Tierra y volver a la raza humana su fuente de alimento. Persiguiendo tal fin, Roman descubrió la existencia de una tableta que es la única arma para matarlo, y trató de conseguirla por todos los medios. Los Winchester, junto con Castiel y el profeta Kevin Tran (Osric Chau) también estuvieron tras ella. Utilizando la tableta, los muchachos combatieron a Leviatán, pero a raíz del tremendo choque de fuerzas, Dean y Castiel fueron desplazados al Purgatorio.
La nueva (octava) temporada comienza cuando Dean logra escapar del limbo, aunque sin Castiel. Sin embargo, no ha regresado en solitario, sino que lo ha hecho en compañía de Benny (Ty Olsson), un vampiro que se convierte en su nuevo camarada de armas. En el debut de Supernatural se irán develando las historias en paralelo de cómo los hermanos Winchester comienzan a retomar la vida que tenía antes de separarse.

No hay comentarios: